Conejo al Romesco

Tiempo de Preparación

1,30 h. +/-

Tiempo de Cocción

Entre 45 y 50 min.

Comensales

4

Ingredientes

  • 1 conejo de 1,5 Kg. Aprox. cortado a trozos
  • 500 gr. de robellones en conserva
  • 1 litro de caldo de carne
  • 2 dientes de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 1 ramita de tomillo
  • 1 ramita de romero
  • 1 guindilla de Cayena
  • Aceite de Oliva Virgen y Sal

Salsa (Romesco)

  • 2 pimientos secos “Ñoras”
  • 3 dientes de ajo
  • 2 tomates maduros
  • 15 almendras tostadas
  • 10 avellanas tostadas
  • 1 rebanada de pan tostado
  • 1 cucharada de vinagre

Elaboración

Paso 1

Se pone al fuego una cacerola plana, de barro o aluminio, con un poco de aceite y dos dientes de ajo, mientras se calienta el aceite se salpimientan los trozos de conejo, una vez caliente el aceite se incorporan los trozos de conejo a la cacerola, añadiendo también las dos hojas de laurel la guindilla de Cayena y las ramitas de tomillo y romero, removiendo de cuando en cuando hasta que se doren los trozos de conejo.

Paso 2

 Mientras tanto haremos la salsa; se pone un cazo con agua al fuego, cuando esté hirviendo se escaldan durante dos minutos la “Nyoras” previamente partidas por la mitad y sin semillas, de ellas una vez frías se extrae la pulpa, utilizando una cucharilla, y la reservamos. Ponemos a la plancha dos dientes de ajo y los tomates y una vez asados se les quita la piel y las semillas y se reservan.

Paso 3

En el mortero se pica un diente de ajo pelado y a trozos, con un poco de sal, se añaden las avellanas y las almendras, hasta que se forme una pasta. Esta pasta se pone en un vaso de batidora, añadiendo el tomate, los dos dientes de ajo asados, la rebanada de pan tostado a trozos, la pulpa de las “Nyoras”,  una cucharada de vinagre y un poco de caldo de carne, pasando la batidora varias veces, hasta que quede una salsa homogénea y de textura suave.

Paso 4

Se abren los tarros de robellones, se aclaran con agua, se escurren y se añaden a la cazuela cuando el conejo esté ya bien dorado. Se remueve un poco y se incorpora la salsa, después un poco del caldo de carne, removiendo directamente la cazuela de cuando en cuando, vigilando el espesor de la salsa, por si conviene añadir más caldo, también es conveniente probarlo, por si es necesario añadir sal o retirar la guindilla si se encuentra muy picante.

Consejo

Si se notara demasiado picante, se puede suavizar alargando un poco la cocción y añadiendo unos trozos de patata con un poco más de caldo.

Este plato resulta más sabroso si se prepara con antelación, y se deja reposar unas horas, calentándolo a fuego lento, o en el horno, un ratito antes de servir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *